lunes, 4 de noviembre de 2013

"EL AMANTE"

Uno de los ejercicios que hicimos la semana pasada en el taller fue intercambiar libros significativos para cada uno de los talleristas y utilizar solo algunas de sus primeras frases, con las que comienzan y su frase final. Teniendo el principio y el final (robado al autor original), cada persona escribía su relato.
Este es uno de los ejemplos realizado por Cristina Laguía Campos, alumna del taller de escritura de Ciguñuela. Ella recibió de una compañera el libro de Eduardo Mendoza El asombroso viaje de Pomponio Flato, y escribió el siguiente micro:

EL  AMANTE  

El día está radiante, el sol levanta su redondo vuelo y pronto calienta la mañana. La brisa que llega desde el mar hace estremecer los suaves cortinados de seda del ventanal abierto.
Fabio está sentado sobre una butaca con respaldo, frente a una fuente de plata colmada de frutos. Se lleva lentamente un racimo de uvas a la boca y de a una las va cogiendo con los dientes, haciéndolas explotar de un mordisco por puro placer nervioso. Está desnudo, y su lampiña piel muestra varias llagas que supuran y mojan la venda que las cubre.
Mira al imponente hombre de mirada feroz que está vistiéndose frente a él, y en sus ojos hay admiración y lujuria por ese cuerpo velludo y vasto, de ese olor que dejó sobre su piel, su cama, y el recuerdo de la noche anterior le provoca una visible excitación.
El guerrero se termina de vestir y se acerca a Fabio, mirándolo indiferente, como si la noche anterior no hubiera existido. Coge una manzana y le dice:   
Que los dioses te guarden, Fabio, de esta plaga, pues de todas las formas de purificar el cuerpo que el hado nos envía, la diarrea es la más pertinaz y diligente. Gracias por tu hospitalidad, mis hombres ya están preparados para partir.
Fabio se levanta, se pone una túnica blanca y mira hacia el patio de armas, donde los caballos se impacientan moviendo la cola y sus cascos golpean contra el suelo. Sabe que tiene que decir algo, pero no puede, solo sus acuosos ojos hablan en silencio. Y apenas se le escucha murmurar:
Que tus dioses y mi Dios te protejan en esta cruzada y te guien a la victoria.
El guerrero lo mira y piensa que tiene que despedirse de aquel gentil amante que le habló de su Dios y de aquella Tierra Santa por la que irá a luchar, solo por el derecho a ser dueño de todo lo que encuentre en los saqueos. Le asombra su tristeza y le dice:
Sea lo que sea, en definitiva poco importa, porque solo tengo esto por cierto: que dentro de unos años será como si nada hubiera existido, y nadie se acordará de Jesús, María y José, como nadie se acordará de mí ni de ti, Fabio, pues todo decae, desaparece y se pierde en el olvido, salvo la grandeza inmarcesible de Roma.        


6 comentarios:

  1. Enhorabuena Cristina, una fantástica historia, sin ninguna duda.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  2. Me gusta....es muy visual!!

    ResponderEliminar
  3. Buenos días a todas las olas que componen este mar de sabiduría. Otro año más estamos aquí , para poder enriquecernos otro poquito , con esta maravillosa literatura ,con esas lecturas tan enriquecedoras que tanto aportan a nuestra vida ,
    Que este nuevo curso siga siendo el punto de encuentro de todas las olas que formamos este mar , y que la crisis maldita , que han imventado unos pocos para estrangular a la mayor parte de los ciudadanos que somos siempre los mismos los trabajadores, no nos haga desfallecer y salgamos triunfantes y con mucha más cultura. Un abrazo a todas las olas de este mar juntas lo lograremos

    ResponderEliminar
  4. Quisiera pedir a todas las olas que componemos las aulas de cultura en general que luchemos todas juntas para para que no nos puedan quitar todo esto que hemos ido consiguiendo , con tantas ilusiones puestas en las clases que tanto enriquecen nuestro conocimiento, por los ratos que pasamos tan agradables en clase , y cuando despues tomamos los cafes la tertulia los comentarios de unas y otras ,el trato tan comunicativo que tenemos con los profesores ,que tanto estan luchando porque tengamos en las zonas rurales ,estos conocimientos que debemos luchar para que continuemos recibiendolos .
    OLAS A LUCHAR POR LO QUE NOS PERTENECE QUE NO NOS LO QUITEN

    ResponderEliminar
  5. EN CUCLILLAS ORDEÑO
    <<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<



    Encuclillas ,ordeño
    una cabrita ysueño.



    Glu, glu, glu
    hace la leche al caer
    en el cubo.En el tisu
    celeste va aamanecer.


    Glu, glu, glu.Seinfla la espuma,
    que exsala
    una finisima bruna.


    Me lame otra cabra ,y bala.


    En cuclillas ,ordeño
    una cabrita y un sueño




    A LA MEMORIA DE NUESTRO <<<<< MIGUEL HERNANDEZ<<<<<






    ResponderEliminar