domingo, 26 de septiembre de 2010

DECÍAMOS AYER


"Me clausuraron el camino cuando me dirigía hacia mí mismo por tenencia ilícita de ojos".
Juan Sánchez Pellicer
Retomamos el rumbo. Comienza un nuevo curso y el horizonte se nos muestra alentador. Hay nuevas rutas, nuevas cartas de navegación que dejan el verano desvayéndose y abren nuevos proyectos. Comienza de nuevo el Taller de Escritura Creativa en Tordesillas, y también abrimos un nuevo grupo en Ciguñuela. Pronto saldrá la revista con los relatos y poemas premiados en el Concurso Literario y seguiremos escribiendo desde los talleres para la revista La Senda.
También podremos ver, a partir del próximo 6 de octubre, en el Palacio
Pimentel de Valladolid, la exposición Mar de Mundos, como uno de los eslabones del Proyecto Fronteras de Sal II, desarrollado por los compañeros de la zona de Medina del Campo.
Agradecemos a todos los que no nos habéis dejado a la deriva a lo largo de este verano y habéis seguido escribiendo comentarios, incentivando el intercambio de ideas y la curiosidad por nuevas lecturas.
Seguimos en el mar de incertidumbres y para todas aquellas personas que os embarquéis por primera vez en estas aguas. Os dejamos la visión de alguna de las alumnas del curso pasado. Este fue el taller visto por sus participantes:

El viaje del Taller

Todo empezó cuando las tardes se hacían más cortas y el sol desaparecía cada día más pronto en el horizonte. Una extraña sensación, un poco de melancolía, un inmenso vacío. Pero, afortunadamente, duró muy poco tiempo.
Un día de octubre, con el curso ya empezado, me acerque al taller de escritura creativa. La sala estaba colocada de manera que todos nos podíamos comunicar fácilmente. El ambiente era acogedor. Sus caras reflejaban inquietud, curiosidad y ganas de aprender. Todo lo que recibí ese primer día fue muy positivo, y quise saber más…
A nuestras clases acudieron escritores de la talla de Jesús Salviejo, Los Navegantes del Palomar, Manuela Serrano, Purificación Cavia y Elena García Quevedo. Cada uno nos ilustró con sus experiencias, todas ellas organizadas para la emoción. Nos hicieron brotar palabras con un orden amoroso de correspondencia, que es lo que alimenta el arte, y ahí aumentó nuestra inquietud por escribir.
En el taller nos hablaron de los microrrelatos y los hexarelatos, del relato cuántico, de los haikus, de los tiempos narrativos. Nos divertimos mucho con los caligramas. Agudizamos el ingenio para presentar unos interesantes trabajos.
Hicimos mención especial a estos dos escritores: Paul Auster y Silvia Plath como escritores nexo entre los grupos de inglés, informática y literatura.
En este paso por el taller he comprobado que la escritura tiene mucho de acaparadora. En un momento dado, hay que dejarlo todo y transcribir en palabras los pensamientos que nos vienen a la mente.
                                                                                                                   Isabel Garrido
Trasparencias del curso de literatura

Iniciamos el curso un grupo de personas, con entusiasmo en la lectura y escritura.
Apoyados por el profesorado, en todos los aspectos, contactamos con varios escritores que nos fueron indicando su forma de enfocar las ideas para después plasmarlas sobre papel, y sus experiencias con el juego de palabras en diversos aspectos:
- Relato corto en presente histórico.
- Hexarelatos.
- Microrrelatos.
- Haiku.
- Relatos reticulares.
- Relatos instructivos
- Relatos semejantes y experiencias de dos palabras, que en realidad no tenían nada en común.
También hablamos de Gianni Rodari y su Gramática de la Fantasía:
- Monstruos con palabras.
- Binomio fantástico.
Continuamos formando varios objetos con frases en armonía, creando diverso caligramas.
Acompañamos el Taller con visitas culturales:
- Escrito está. Poesía experimental, en el Museo Patio Herreriano.
- Exposición de mujeres olvidadas, en la sala de las francesas.
- Centro e-lea de Urueña (Valladolid).
Finalizamos el curso participando en el VI Concurso Literario Villa del Duero. Algunas alumnas fueron premiadas en este.
                                                                                                                  Juliana Ortega

(*) Fotografía Playa de Tregandín. Noja (Cantabria).