domingo, 12 de agosto de 2012

Hurgando poemas



 



En estos tiempos de inclemencias y recelos, a uno se le alegra el alma ante un buen poema, una metáfora brillante o un verso oportuno.
El poeta Eloy Sánchez Rosillo (Murcia, 1948) nos ofrece un antídoto frente a la incertidumbre con este poema inédito.
                                                                                  







                                        HILO DE ORO


                           Une entre sí la luz todas las cosas
                                                   con un hilo de oro.
                                                   Y a mí mismo me incluye;
                                                   me toma alegremente cada día
                                                   y me hilvana con ellas.
                           Lo puede ver cualquiera que se quede
                                                   de vez en cuando a solas
                                                   y con sosiego mire:
                                                   no es el aire, es la luz la que nos suma
                                                   a todos con el todo.
                                                   El árbol me conoce,
                                                   saben de mí la nube y la montaña,
                                                   el gorrión, septiembre.
                                                   Y yo los reconozco emocionado,
                                                   y los dice mi boca.
                                                   Formo parte del mundo y estoy vivo.
                                                   Soy uno más, por suerte,
                                                   en la gran cofradía de la luz.