lunes, 22 de octubre de 2012

Conversaciones con el semáforo

La semana pasada trajimos al taller un comentario muy sugerente  de María José González que aterrizó en las redes sociales:
"Hoy por primera vez en mi vida me ha hablado un semáforo. Estaba yo sola y no he querido pararme a escucharlo. 'Vive' en mi barrio y creo que nos vamos a cruzar a menudo. ¿Qué hago la próxima vez que nos encontremos?"

Y aquí os dejo como otras veces algunas sugerencias de otras olas del mar:

Querida amiga:

Supongo que si te has atrevido a hacer esta consulta tan particular, querrás que te ofrezca una respuesta clara, así que, sinceramente, yo te recomendaría que te acercaras hasta el semáforo en cuestión y le preguntaras cuál ha sido el motivo de su osadía, porque ya me contarás, después de tanto tiempo pasando a su lado sin decir una sola palabra, va ahora y te deja a cuadros, sin saber siquiera qué hacer ni qué contestar.
Si ves que su intención ha sido buena o que simplemente ha sido un acto de buena educación, puedes, con el tiempo, incluso llegar a mantener una relación de amistad, ya que te podrá poner al día de todo lo que ocurre en la calle: cómo está el tráfico, si ha pasado frío por la noche o calor durante el día... En fin, mantenerte al día de la más ferviente actualidad.
Si, por el contrario, al acercarte a él no percibes buenas vibraciones, será mejor que escojas otra calle para ir de camino al trabajo y te olvides por completo de ese ¡parlanchín! 

 Alicia García (Geria)

Querida Yose: 

Es un poco delicado el asunto de tu pregunta, y no sé si estoy capacitada para darte respuesta, pero como me gusta meterme en todos los charcos, allá voy...
Primero está la parte en la que te ves obligada a verlo todos los días. ¿No puedes cambiar de ruta y así terminar con el dilema? Sería lo más sencillo. De no ser así, tal vez deberías analizar tu comportamiento y averiguar si no habrás sido tú la culpable, con tus tocamientos del botón del stop, la que ha propiciado que el pobre semáforo rompa con su voto de silencio. O has notado que el verde es más verde cuando te acercas, que el rojo se vuelve encendido y dura y dura para tenerte cerca.
Espero que reflexiones y tomes la más correcta de las decisiones, y tanto si decides hablarle como si no, sea con todas las consecuencias y que no le causes más sufrimientos de los estrictamente necesarios al pobre semáforo. 
Recibe mis más cordiales saludos.
Rosa (Tordesillas)


                                       Conversaciones con un semáforo

Hola, Mª José:

Ya veo que tienes un pequeño dilema con tu semáforo.
Claro está que los semáforos no hablan, solo son dispositivos electrónicos que cambian de color, según la programación. Pero también salva vidas, luego es posible que tengan sensibilidad… Están en contacto con las personas todos los días, haga frío o calor, siempre dispuestos a ayudar y, sobre todo, a controlar…
Creo que debes acercar la oreja al metal y esperar… Los más sensibles son los semáforos con dispositivos electrónicos para invidentes. Quizá recibas alguna información, consejo, o simplemente te proteja de algún conductor despistado… ¿O temes que te conozca demasiado y te haga algún reproche?

Un saludo.

Isabel (Tordesillas)

19 comentarios:

  1. Gracias por vuestros consejos. Los tendré en cuenta según como vaya la relación con este mi "vecino" semáforo (aunque me he enterado de que no soy la única a la que habla).
    Abrazos,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El amor es lo que tiene que si uno no responde el otro no se enciende...

      Maria José, tienes que acabar con esto. Dile algo, está hecho polvo y esta haciendo polvo literalmente a los viandantes. Se han producido ya 20 accidentes porque está piernibajo...se le dobla la pierna y los coches no alcanzan a ver si está rojo, verde o ámbar. Ha perdido la ilusión por el tráfico, le da igual quién tiene preferencia. No tiene ganas ni deseos de ponerse encendido y solo se pone ámbar, ya ni verde. Por favor háblale y aclárale de una vez por todas, mejor que se ponga una vez rojo que ciento anaranjao.
      Te estaremos eternamente agradecidos los cientos de personas que estamos esperando a poder pasar al otro lado.
      Rosy

      Eliminar
  2. ¡Qué marcha en el blog!
    y ¡Qué bien le sienta el Rojo a tu Semáforo!
    ¡Presentamelo Mª José!
    Quizás consiga concentrarme y escucharle...
    S¡lv!a

    ResponderEliminar
  3. Puede que los semaforos se traigan algo entre manos,pues ayer sin ir mas lejos, me parecio que la espera a que cambiara de color,estaba siendo demasiado larga.Proteste en voz alta y me parecio oir una voz que decia:
    -dejame estoy disfrutando de las vistas,hoy estas mas guapa que nunca.-
    No se si me estare volviendo loca o mi inquieta imaginación me jugo una mala pasada.
    Quizas el semaforo, se dio cuenta que estaba de bajón y quiso alegrarme el día.Aun que lo mas razonable, es pensar que me estoy volviendom loca...¿No?
    Bueno, por si acaso estar atentas, no sea que sea, la rebolución de los semaforos y nos vayan a pillar por sorpresa.
    MAY,CIGUÑUELA

    ResponderEliminar
  4. Hoy tengo dos palabras rescatadas de una curiosa conversación para ese bote particular:
    Replanteo
    Referencia
    Aquí las dejo, descontextualizadas, para que no se me olviden y algún día darles alguna vuelta, quizás en coche...
    S¡lv!a

    ResponderEliminar
  5. He pensado que no le haré caso cuando me hable,porque tal y como se han puesto las cosas, igual me distraigo con su conversación y no le obedezco, viene el guardia y ME TOCA PAGAR OTRA MULTA.

    ANA (Simancas)

    ResponderEliminar
  6. Basado en una experiencia real:
    Me pararía en el semáforo a escucharle. Me diría: en rojo te paras, en verde continúas y en ámbar si te paras te dan por el culo.
    Tere (Simancas)

    ResponderEliminar
  7. Cuenta que le habló un semáforo. ¿Qué hace la próxima vez que le hable? Escuchadle, que con su silencio seguro que algo te va a transmitir. Las estrellas no hablan y no dejan de emitir sensaciones y pensamientos.
    Javier (Simancas)

    ResponderEliminar
  8. Hoy estás tardando mucho en cambiarte de color y llevo bastante prisa.¿Qué pretendes? ¿Qué pase mirándote toda la mañana?
    María Ángeles (Simancas)

    ResponderEliminar
  9. No seáis provocadoras que le suben los colores al pobre semáforo...

    Besos desde el aire

    ResponderEliminar
  10. Hola, revisad la entrada porque he ido añadiendo los trabajos que me han ido llegando. Un saludo

    ResponderEliminar
  11. Parece que te ha extrañado que un semáforo hable, para mí es un viejo amigo con el converso todos los días que paso por allí.
    Le daré recuerdos tuyos y le pediré que te acepte como amigo en su facebook.
    Modes (Ciguñuela)

    ResponderEliminar
  12. Semáforo hablante, parlante, latente, pensante, emocionante...¿Y qué más?
    En offset te mando la dirección de mi psiquiatra, dile que vas de mi parte te hará una rebaja jaja.

    Margarita (Ciguñuela)

    ResponderEliminar
  13. Posiblemente lo ha hecho más veces y tú no lo habías oído. Te recomiendo estar más atenta a lo que suena a tu alrededor. Te sorprenderá lo que puedes llegar a escuchar.
    Pilar (Simancas)

    ResponderEliminar
  14. Da para escribir una historia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues adelante. Es toda vuestra. Estaremos encantados de leer vuestras historias.

      Eliminar
  15. Me parege qe es mejor contemplar su fisonomía en silencio, que escucharlo y nomirar su cara tricolor. Muchas veces con el sepulcral silencio se obtienen mejores resultados que con una virtual conversación.
    De todas las formas, una muy buena idea de fomentar un comentario, con tu genial pregunta.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  16. Hola creo que el semaforo seria un fiel amigo al que podrias contarle tus alegrias tus penas tus secretos en fin todo lo que quieras y no te quepa duda njnca nunca divulgara lo que le cuentes . En cambio cuentaselo atu vecina y veras lo que ocurre

    ResponderEliminar