jueves, 28 de febrero de 2013

Crónica gráfica del taller de microrrelato impartido por Manu Espada

















17 comentarios:

  1. Miércoles de taller en Tordesillas. Los ladrillos tienen su propia historia. Algunos son pequeñas casas con patios interiores. Otros suben hasta el cielo y tienen vistas galácticas. Los más cuentan historias de bloques de rutinas envueltas en aromas de huevos con papas fritas. Unos pocos han conseguido desprenderse de su masa y gravitan en mundos de fantasía, y todos tienen algo que contar.
    Gracias Manu por darnos herramientas para que nuestros ladrillos puedan llegar a contar historias, gracias por hacer que el tiempo transcurriera con la brevedad de un microrrelato.

    ResponderEliminar
  2. Cuantas cosas que aprender...!MADRE MIA! MUY INTERESANTE,SE ME HA HECHO MUY CORTO.BESOS SONRIENTES.

    ResponderEliminar
  3. He disfrutado muchísimo, una clase instructiva , interesante, amena y divertida (lo mismo que le he dicho en su blog). Gracias Marta por hacerlo posible.
    Un abrazo olas.
    Rosy Val

    ResponderEliminar
  4. Un taller particularmente interesante para mí el de ayer. No me va a resultar fácil explicarlo, pero lo intentaré.

    Hay situaciones, lecturas, informaciones o cosas que de pronto nos abren una ventana cerrada; y esa ventana permite un conocimiento o una visión que hasta ese momento no existían para nosotros. Eso provoca un cambio cualitativo, un salto, no es que entre más aire, ¡es que entra aire!

    Pues bien, ayer a mí me abrieron la ventana de la imaginación, puede parecer una tontería o una pedantería, pero soy absolutamente sincera al decirlo porque en ese momento supe hasta que punto tenía atrofiada esa zona del cerebro. Mi forma de entender las cosas y de acercarme a ellas tiene una racionalidad literal, y eso me impide disfrutar de mucha literatura (no sólo literatura… del arte en general). Y sin embargo nunca dude de mi capacidad imaginativa, con lo cual tampoco podía remediarlo.

    Rosa, ojos de cielo, ¿me entiendes ahora porque yo sufro con tus asesinatos y la sangre roja sobre el vestido blanco siento que sale a borbotones también de mi cuerpo? No soy capaz de desasociar a un ritmo normal realidad y ficción, para mí supone un esfuerzo, quiero decir, que es como si llegara a darme cuenta a cámara lenta… es como pillar el chiste cuando ya no se ríe nadie.

    Durante el taller también descubrí la multiplicidad de formas que un texto puede tener para estimular y mantener en tensión nuestra mente. cómo se puede jugar y disfrutar con el juego de esos ladrillos-palabra o piezas de puzzle tramando: cambios de contexto, creaciones a dos voces, micros visuales, deshaciendo metáforas, textos con escritura automática, metaficción,… y mucho, mucho más. A mí jamás se ve hubiera ocurrido nada de esto.

    Ahora mi casa tiene una ventana más, con paisajes que aún se me hacen extraños y que poco a poco aprenderé a disfrutar.

    MANUESPADA, si existiera la eternidad te estaría eternamente agradecida, como todo lo que conozco tiene fin sólo puedo decirte que estoy en deuda contigo. De ti he recibido la caja de herramientas del maestro para poder construir catedrales. Recojo el muñeco de playmobil, los alicates, el periódico…, tu generosidad, tus explicaciones para el uso de las herramientas y la sonrisa de tus ojos; con todo ello disfrutaré construyendo habitaciones acolchadas con pomos de musgo. Pero sobre todo te agradezco que le hayas dicho a la imaginación que baile conmigo.

    Un abrazo, maestro.
    Un saludo olas de todos los mares.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra Ana que entre el aire por tu ventana nueva. Me alegra que hayas descubierto otras maneras de mirar y disfrutar. Me alegra contar contigo y con tus palabras. Me alegra tu presencia. Me alegras tú.

      Eliminar
    2. Jo qué bonito todo... me habéis emocionado.

      Eliminar
    3. ¡Que bien suena y cuánta envidia me habéis producido!! Manu vale mucho.

      Eliminar
  5. Un maestro de altura. Sí señor. Qué pena no vivir en Tordesillas.

    ResponderEliminar
  6. Hola olas, poco puedo añadir al brillante comentario de Ana. A mí también me sorprendió gratamente. Como usaba distintas herramientas para manejar los relatos, los micros, o simplemente dar giros diferentes a las expresiones y acciones cotidianas.
    La clase para mi resulto mágica; MANU ESPADA buen comunicador, y un estupendo profesor, me siento muy afortunada por poder escuchar tus explicaciones y provocar mi capacidad imaginativa, ausente y dormida.
    Gracias a Marta, por conseguir que profesionales como MANU acudan a nuestro taller.
    Un saludo Isabel

    ResponderEliminar
  7. Muchas gracias por los comentarios, me habéis emocionado. Me encanta comprobar que he contribuido a abrir una puerta a la creatividad y la exploración de nuevas formas de contar las cosas. Me hicísteis sentir como en casa. Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Manu, el próximo en Madrid, porfa.

    ResponderEliminar
  9. Y para cuándo en La Micro? A ver, quién puede mediar en esto??

    ResponderEliminar
  10. Y para cuándo La Micro y Javier Ximens en el Mar de Incertidumbres Tordesillano?

    ResponderEliminar
  11. Hola Olas!!!- Acá una con retraso:
    Se necesitan muchos elementos para que algo resulte unánimemente exitoso y el pasado miércoles se debieron reunir todos en excitante aquelarre porque el encuentro con Manu Espada respondió con creces a las expectativas creadas.
    Allá estaba, de un lado el ilusionante esfuerzo de la organización – profundamente estimulante!! – de otro, el estupendo aforo, mentes inquietas sacando “conejos blancos de las chisteras” – realmente envidiable – qué gusto percibir cómo el taller va dando frutos, aunque siempre por crecer, creo que para esto último nunca hay final.
    Y no sé, qué más…me olvido de algo? Ah sí, el Operario que motivó Todo aquel día, el currito de palabras, caja de herramientas en mano, montones de libros bajo el sobaco, y un ladrillo por montera…
    Uuufff: La Escritura cuesta y aquí vais a empezar a pagar…(pensé yo como siempre).
    Y no, no pagamos sino que cobramos 3 horas magistrales, interactivas, que se convirtieron en un “toma y daca” tan enriquecedor, tan inolvidable, tan sustancioso.., qué certeros consejos, qué afinadas correcciones, qué pena que no pudiéramos estar 3 horas más: Muchas gracias por tu sencilla generosidad Manu Espada.
    Un día Especial de tiempo revuelto, de temores y dudas, de un picante embarque hacia la aventura con la emoción de estar haciendo algo casi prohibido…un día que mereció mucho la pena, o yo diría, la alegría, un día manifiestamente a guardar.
    Seguimos navegando.

    S¡lv!a


    ResponderEliminar
  12. Simplemente una tarde fantástica
    Llena de imaginación, y con el aliciente de al menos poder intentarlo, fueron unas horas escasas para al menos asimilar de lo que uno puede llegar a ser capaz y no quedarse en el intento.
    Lo más ¿complicado?, a ver como a partir de ahora se puede ver un ladrillo de un modo diferente…o llevarlo en el ¿bolso?
    Muchas gracias por poder formar parte , y por hacerme un hueco entre vosotros

    María José

    ResponderEliminar
  13. Todo parece tan fácil de la mano de Manu.... Un privilegio haber podido estar con vosotros ... dominique

    ResponderEliminar