lunes, 29 de diciembre de 2008

LAS VOCES DE ELLAS


Iniciamos el curso buceando en la realidad íntima y subjetiva de Emily Dickinson “La bella de Amherst”, descubriendo en sus versos su manera particular de destilar con palabras, emociones y sentimientos. Nuestra admiración por una mujer que fue capaz de escribir esos versos en una época en la que las mujeres no tenían voz. Edgar Morin dijo: “Navegamos en un mar de incertidumbre, entre islas de certezas”. Pero las certezas son tan efímeras... están tan adheridas al devenir de los impulsos de la vida. Emily Dickinson cuestionó las certezas sobre lo que tenía que hacer y vivir una mujer de su tiempo. Navegó en este mar de incertidumbres y nos dejó la riqueza de sus palabras.

16 comentarios:

  1. Creo que Emily Dickinson fue básicamente una REBELDE. Porque no es imprescindible gritar o estar en barricadas para ser rebelde. Se rebeló contra lo que se esperaba de una mujer en un pequeño pueblo de Massachusetts en el siglo XIX. Su actitud vital y literaria a pesar de lo que puede parecer a la vista de su biografía fue activa y no pasiva.

    ResponderEliminar
  2. El título que sugiero para el poema es el siguiente:

    "Debilidad"

    Ánimo y adelante

    ResponderEliminar
  3. Yo sugeriría "El desencuentro"; lo argumento.
    No coinciden los tiempos de él y de ella con los deseos.

    ResponderEliminar
  4. felicitaros por el inicio del blog...otra isla más
    en este mar que sufrimos y disfrutamos a la vez.
    gracias por las palabras. charo

    ResponderEliminar
  5. Emily Dickinson, me ha impresionado con sus extraordinarios "poemas". Si algún pero se la puede poner es, no haberlos publicado en vida.
    Saludos a todos los alumnos del grupo viernes de informática. Manuel.

    ResponderEliminar
  6. He releído la entrada. Nos habla de un buceo en la realidad íntima y subjetiva de Emily. Sólo conozco los poemas que vais colgando, pero encuentro una gran soledad. La peor de las soledades, que es la que se siente en compañía. Esto creo, es mera opinión, se debe a la falta de reciprocidad en sus relaciones. ¿No pensáis que es la condición imprescindible en cualquier tipo de relación humana? Yo estoy segura.
    Es necesario dar y recibir en la misma medida y en el mismo tiempo, si no, hay un fuerte y un débil; uno que depende y otro que carga con el peso.

    ResponderEliminar
  7. creo que esta poetisa vivio en una epoca muy trite y demasiado fuerte fue para ser mujer y por ello la poesia es sincera y se lea y se entiende bien,aunque si solo tubo dos personas a su lado ,carecia de vida social ,bueno fue la vida que la toco vivir

    ResponderEliminar
  8. Enhorabuena a tod@s,los comentarios son buenísimos. Espero que algún día yo pueda hacer alguno tan interesante.

    ResponderEliminar
  9. Se habla de la soledad de la escritora, pero no de una soledad caulquiera, sino la de los grandes genios incomprendidos.
    Grupo informática martes de Tordesillas.

    ResponderEliminar
  10. No todos los genios han vivido en esa soledad. Estoy pensando en Einstein, aunque su genialidad era racional y no emocional. Quizá ahí radica la diferencia. Las personas con una capacidad especial para elaborar sentimientos, no encuentran fácilmente una persona que comprenda esa elaboración y la necesidad de comunicarlos. Debe ser muy frustrante. Sin embargo, cuando leemos sus poemas, los interpretamos y los sentimos, son las personas más comprendidas y más admiradas. Paradójico ¿No?

    ResponderEliminar
  11. Me he topado con una cita de Emily Dickinson que me ha gustado mucho. Es esta:
    "morir sin morir y vivir sin la vida es el más arduo milagro propuesto por la fe"
    ¿Qué os parece?
    Ahora me estoy encontrando a Emily Dickinson por todas partes, el otro día la citaron en la serie de TV Mujeres Desesperadas.
    Ana

    ResponderEliminar
  12. VIRGINIA WOLF:

    "Uno no puede pensar bien, amar bien, dormir bien, si no ha comido bien."

    Un cordial saludo, Manuel.

    ResponderEliminar
  13. SOY NADIE

    Soy nadie. ¿Tú quién eres?
    ¿Eres tú también nadie?
    Ya somos dos entonces. No lo digas:
    lo contarían, sabes.

    Qué tristeza ser alguien,
    qué público: como una rana
    decir el propio nombre junio entero
    para una charca admiradora.

    ¿Os a gustado...?. Es otro de tantos poemas de la admirada Emily Dickinson.

    Para que sirva de ánimo para todos y, escribáis en este blog algunas cosas.Veo muy poca animación a escribir. No os dé verguenza ni reparo. ¡¡Hacerlo!!
    Un cordialísimo saludo para todos, de vuestro compañero, Manuel.

    ResponderEliminar
  14. Creo que Virginia Woolf, fue una mujer muy adelantada pára su tiempo.
    Tuvo una vida corta y llena de vivencias que supo plasmar muy acertadamente en sus escritos.
    Saludos a toas/os

    ResponderEliminar
  15. Cuando se quiere saber una cosa, lo mejor que se puede hacer es preguntarla.
    Así lo digo, como lo siento. Manuel

    ResponderEliminar
  16. LA FAMILIA, EL BURRO Y EL VIAJE


    Había una vez, un matrimonio con un hijo de doce años y un burro. Decidieron viajar, trabajar y conocer mundo. Así, se fueron los tres con su burro. Al pasar por el primer pueblo, la gente comentaba: "Mira ese chico qué mal educado” ¡Él arriba del burro y los pobres padres, ya ancianos, llevándolo de las riendas!".
    Entonces, la mujer le dijo a su esposo: "No permitamos que la gente hable mal de nuestro hijo". El esposo le hizo bajar del burro y subió él.
    Al llegar al segundo pueblo, la gente murmuraba: "Mira qué sinvergüenza ese tipo”
    Deja que el chico y la pobre mujer tiren del burro, mientras él va cómodamente encima.
    Entonces, tomaron la decisión de subir a la mujer al burro mientras padre e hijo tiraban de las riendas.
    Al pasar por el tercer pueblo, la gente comentaba: "¡Pobre hombre! ¡Después de haber trabajado todo el día, debe llevar a la mujer sobre el burro! Y el pobre hijo? “¡Qué le espera con una madre de ese género!".
    Se pusieron de acuerdo y decidieron subir al burro los tres para comenzar nuevamente su peregrinaje.
    Al llegar al pueblo siguiente, escucharon lo que los pobladores decían: “¡Son unas bestias, más bestias que el burro que los lleva, van a partirle la espalda!"
    Por último, decidieron bajarse los tres y caminar junto al burro.
    Pero al pasar por el pueblo siguiente no podían creer lo que las voces decían riendo:
    "¡Mira a esos tres idiotas! caminan, cuando tienen un burro que podría llevarlos!"

    MORALEJA: Cómo podéis comprobar, “TODO” en la vida es criticable. Lo hagas como lo hagas.
    Un cordialísimo saludo para toda la clase y profesora de informática, del grupo de los viernes, de vuestro compañero y alumno Manuel

    ResponderEliminar